Nuestra historia


Yo soy Cheli, la mamá de la foto. Al lado mío, como siempre, tengo la suerte de tener a Wynn. Ese rubio hermoso es nuestro Cas. El que lleva tiritas en la cara porque en ese momento era un futbolero, es nuestro Gaspichus. Dentro de mi panza, abrazada, está Lunita.
Casi desde el principio supimos que el cuerpo de Lunita no se estaba formado para vivir en el mundo con nosotros. Tenía un Síndrome de Turner muy grave, y todos los órganos vitales se estaban formando de manera incompatible con la vida.
Lo que más quisimos fue que Luna viviera con nosotros todo el tiempo que ella necesitara. Para mí fue un regalo enorme tener a mi hija viviendo dentro de mí por 26 semanas y 4 días.
El día del cumpleaños de su papá, Lunita murió. Y a la madrugada del día siguiente nació en casa, acompañada, mimada y cuidada por nosotros.
Esta página es una recopilación de las cosas que fuimos haciendo por el camino. Cosas que nos ayudaron a amar a Luna, que nos ayudan a tenerla presente. Regalos que nos dá todos los días, regalos que le hacemos a ella con amor y alegría. 
La muerte perinatal a veces viene con antelación, como en nuestro caso. A veces se presenta inesperadamente.
Pero nunca, nunca, queremos dejar marchar a ese bebito amado que esperábamos con los brazos abiertos.

No comments:

Post a Comment